click aquí
staff
verdammnis
Japón ★ Año 5000
La ciudad donde los gritos son el eco de la violencia, donde la sangre tiñe las manos de sus habitantes, las lágrimas son el icono de la miseria y las risas siniestras el temeroso despertar de muchos que confunden deseo y violencia. Las sombras se adueñan de sus calles más antiguas mientras en el nuevo pavimento luce un sol que esconde terribles tormentas. Miles de ojos ignoran lo que tras la ciudad se teje, las telarañas que se mecen a voluntad de los más poderosos. Mientras en su agujero algunos luchan por ver la luz.
enlaces
● ● ●Temas que te facilitarán tu estancia en Verdammnis. Lo esencial, lo básico, los atajos que te llevarán a los rincones más concurridos del foro.


● ● ●
Conectarse

Recuperar mi contraseña

online
● ● ●
¿Quién está en línea?
En total hay 35 usuarios en línea: 9 Registrados, 0 Ocultos y 26 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

A. Lieben Jinsei, August Morten, Dorian Mayhew, Francoise Vinsonneau, Jane Perrish, Luken C. Skogstrom, Mikaël L. Bedelia, Neall, Stefan V. Dvorák

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 125 el Miér Feb 28, 2018 10:25 pm.
destacados
● ● ●Apartado especial dedicado a esos personajes que entre la multitud, han llamado la atención por sus curiosos expedientes. ¡Hecha un vistazo a las fichas destacadas de Verdammnis!
01. Morfeo
Terrorista | Extintion | Seme
02. Adrien
Yakuza | Demonio | Seme
03. Niklaus
Sociópata | Caronte | Seme
04. King
Marginado | Mestizo | Uke
05. Melitta / Myles
Oiran | Dragón | Suke
06. Memphys
Ejecutor | Vesta | Suke
07. Noiz
Hacker | Mestizo | Uke
08. Dagmar
Esclavo | Mestizo | Suke
09. Darius
Subterráneo | Mestizo | Seme
10. Michael
Fugitivo | Mestizo | Seme
11. Cédric
Legionario | Mestizo | Seme
12. nombre
algo | algo | algo
últimos temas
● ● ●
Últimos temas
» || Francois ID ||
por Francoise Vinsonneau
Hoy a las 8:33 am

» → PIDE ROL AQUÍ —
por Theo Aramaki
Hoy a las 7:25 am

» → Reservas
por Francoise Vinsonneau
Hoy a las 4:00 am

» → Editar Ficha
por Blake
Hoy a las 3:25 am

» → Cerrar- Borrar Temas
por Blake
Hoy a las 3:11 am

» ♦ Paint it... black [ID]
por Genji S.
Hoy a las 1:56 am

» Dantalion ♢♢ Chronology
por Dantalion
Ayer a las 6:18 pm

» Camio ♢♢ Chronology
por Camio
Ayer a las 6:07 pm

» Construcción ~ 0%
por Makishima Shougo
Ayer a las 5:30 pm

» → Aviso de Ausencias
por Zev Blumer
Ayer a las 4:31 pm

» → Tablillas Verdammnis ★
por Gaia Leberecht
Sáb Nov 17, 2018 10:50 pm

» [Búsqueda] Join me!
por Umbra
Sáb Nov 17, 2018 8:24 pm

» heart of stone — en obras
por Gaia Leberecht
Sáb Nov 17, 2018 1:02 pm

senpais
● ● ●No existe rincón de Verdammnis que ellos ya no hayan explorado, conoce a los mejores posteadores del foro.

kohais
● ● ● Entérate quienes son los usuarios más activos de la semana. ¿Te gustaría ser uno de ellos? ¡Mueve esos deditos y postea!


† Paradise †

Ir abajo

 por Paraise Rice el Lun Jul 16, 2018 11:26 am
Mensajes :
96

Frase :
We were meant to be together
We've both been through some heavy weather
It's all I've wanted, for so long
A broken bone is twice as strong...

And I feel like we're the perfect team!
The greatest the world's ever seen,
And it proves that wishes do come true
Cuz you've found me, and i've found you...

Posición :
Uke

Pareja :
-¿Qué hice yo para merecerte?




Raza :
Humano

http://www.verdammnis-yaoi.com/t13214-remember-the-time#104898
Paraise Rice
EsTuDiAntES



Paraise Rice
Humano. † Estudiante. † Diecinueve años. † Verdammis. † Pansexual. † Pasivo

PERSONALIDAD


Para haber nacido en los barrios bajos de Verdammis, desde que tiene memoria, el joven intentó mantenerse siempre en un estado positivo. No importaba en qué situación estuviera, buscaba ver continuamente el vaso medio lleno, eso claró cuando no tocará su propia persona. Porque si así era, de inmediato se tiraba al suelo por la baja autoestima que tenía, no de forma física porque para él la apariencia externa no venía al caso cuando una persona era buena o mala.

“—El señor de las tinieblas no es como todos dicen que es, Paraise. No es alguien con cuernos y cola, sino que es hermoso. Porque era el ángel favorito de Dios.”

Fue lo que la Madre Francisca le dijo una vez sobre la belleza. Le creyó, por supuesto que lo hizo, por eso el joven se fijaba más en las acciones, en los sentimientos, que en el físico. Las dos primeras cosas eran tan importantes para él, que al no sentirse suficiente en ningún aspecto de su vida lo hace sentir inseguro de su entorno y como interactúa con él, siendo su primer pensamiento que esta molestando. Sin embargo, como el humano llenó de errores que es, aún así aunque crea que molesta, sigue firme en sus ideales, podrá ceder pero no cambiarlo, tal vez una de las pocas cosas buenas que la iglesia dejo en él.

Otra de sus contradicciones es que a pesar de que disfruta ayudar a otros con sus problemas, no es de su agrado andar molestando a los mismos con ellos. Siempre pretendiendo conservar la sonrisa en sus labios, aunque por dentro este sufriendo.  Sin embargo, al igual que cualquier ser humano que ha conocido el infierno, hay días que recae, y su propia penitencia es sufrir en silencio, intentando convencerse así mismo que todo estaría bien. En ese estado, se vuelve más nervioso y paranoico de lo que ya es, por ende para que no afecte su vida laboral ni estudiantil, intenta minimizar esos problemas hasta olvidarlos. Otros lo llaman huir de ellos, Paraise prefiere decir que los ignora, porque estos tienden a irse cuando finge que no existen, una táctica que le ha funcionado de niños y que hasta el momento continúa con él.

Su naturaleza por lo tanto, es calmada. Busca siempre la opción de la “no-violencia” para resolver un conflicto, todo gracias a la enseñanza de la anciana que lo intentó criar como si fuera su propio hijo, que siempre argumentaba que la violencia no llevaría a ningún lado, y que su Jesús, el salvador de ellos, indicó que “hay que amar al prójimo como a uno mismo”, y uno no se golpea ni se odia. Aunque no estuvo desacuerdo con lo último, siguiendo su disciplina sumisa, donde seguía ordenes sin rechistar, lo derivaron a ser una persona casi ingenua, —sino fueran por los sucesos que su mente se obligó a borrar para protegerse así mismo—. No le enseñaron que podía replicar, sino que sólo asentir y callar. Eso no lo hace quedarse callado en todo, por supuesto. Le enseñaron a callar ante las órdenes, no ante las injusticias. Por eso, a pesar de que sabe que está mal, no puede evitar callar cuando algo no le parece, aún así se termina disculpando cuando su conciencia lo carcome por dentro.

Una de las enseñanzas que más profundo lo marcaron fue el de no juzgar a nadie (un grave error en su infancia, ya que hasta el día hoy no toma el peso de las acciones de ese padre). Todos eran iguales ante los ojos de Dios, le dijeron. Por ende, el joven toma confianza de inmediato, no pensando en sí hay razones ocultas de por medio o no, todos son buenos hasta que demuestren lo contrario, y si son malos razones deben tener. ¿Quién es él para juzgar? Nadie. Lo único que queda es apoyar e intentar comprender. Estas razones y más, lo hacen un joven bastante manipulable, pero él realmente no se percata de ello. Vivió en lo más bajo, conoció el hambre y la crueldad de primera mano, pero sigue creyendo en los motivos ocultos en la gente. Que toda vida merece una segunda oportunidad, que nadie es completamente bueno ni nadie es completamente malo. Que siempre habrá un perdón listo para ser otorgado.

Sin embargo, como se ha mencionado anteriormente, a pesar de confiar en todos y en todo, Paraise no confía en sí mismo. Duda bastante de sus propias acciones y siempre se cuestiona si sus actos están siendo correctos o no. Es bastante inestable con su persona. Llegando incluso a pensar que cada vez que sucede un momentos en que algo malo le pasa, relaciona de inmediato que es su culpa y que un castigo de Dios por haber hecho algo que no debería.  Una desgracia que viene de ser inseguro, es que se define así mismo como un “malagradecido” por haber dejado la iglesia que lo crió, a pesar de que parte de su sueldo lo envía a la misma, tiene pequeños remordimientos donde se juzga así mismo por estar estudiando y no ayudando al lugar.

Uno de los recordatorios que más hicieron mención en su infancia fue la de que su vida no valía demasiado. “—Sus padres no los quisieron, ¿Por qué piensas que la vida sí?” Fueron los dichos de una hermana. «Porque la vida es preciosa», pensó él, pero tenía que admitir que la frase de ella era absoluta, era verdadera. Su vida no valía nada como la de los demás ¿Verdad? Por ese pensamiento y enseñanza es que en la mayoría de los casos suele colocar la vida de los demás por encima de la propia, no importando lastimarse en el proceso si la otra persona está a salvo.

Esa fue una de sus razones por entrar a estudiar Pediatría, cuidar uno de los seres más pequeños y frágiles que Dios creó. Sin embargo, no solo gusta de ayudar a niños, goza de ofrecerle asistencia a cualquier persona que vea que lo necesité. Esa fue una de las razones para que lo llamarán “Altruista”. Cosa que hasta el día de hoy no entiende porque, si según Paraise todos hacen las mismas acciones. ¿No es de gente civilizaba ayudar a los demás? ¿No es eso humanitario? Cree que sí, y siguiendo su linea de pensamientos. A pesar de que dedicar gran parte de su dinero a la iglesia, y la otra a sus estudios. Lo que le sobra, a veces va más que nada para la gente que lo necesité. Siendo uno de sus recorridos más habituales el pasar al mercado a comprar provisiones para los más necesitados que encuentra en la calle cuando se dirige a la iglesia.

Pero no malinterpreten, Paraise sigue siendo un humano que es capaz de sentir molestia o algún sentimiento desagradable. Pero los prefiere ocultar, es bastante difícil molestarlo, con los años aprendió a tener una gran paciencia gracias a los malos tratos de algunos cuidadores, y esta se incrementó cuando se percató que era el único antiguo reincidente de la iglesia que seguía yendo a visitar a los pequeños, quienes veían un hermano mayor en él, alguien a consultarle sus dudas. Sin embargo, Paraise sí puede colocarse serio y frió cuando la situación lo requiere, pero es bastante aliviado para él que casi nunca deba recurrir a ese semblante que dando le desagradada.

La vida es mejor con una sonrisa ¿Verdad?


HISTORIA


Su llegada al mundo no la fue la más deseada ni esperada. Su madre era una niña de tan solo quince años que vivía en la pobreza de aquella maldita ciudad, cuando en una tarde lluviosa paso por el lugar equivocado donde un bastardo sin corazón le ultrajo la inocencia de la peor manera. Tiempo después, la tragedia aumento para la jovencita con el anunció de su llegada al mundo. Ella gritó, lloró y maldijo al mundo por su destino, no encontró el valor para tenerlo pero tampoco encontró la valentía para abortarlo. Decidió seguir con su embarazó, a pesar de las miradas juzgadoras de la gente en esa sociedad.

Cuando llegó el día de su nacimiento, su precarias condiciones no le permitieron optar por un hospital, y en una broma de cruel del destino, terminó teniéndolo en el callejón donde su vida fue terminada, donde su desgracia había comenzando, donde cruel y violentamente fue ultrajada. En cuanto lo vio, tan puro e inocente,  su primer pensamiento fue dejarlo allí abandonado, ¿Por qué mantener al constante recordatorio de su humillación? Sí, no tenía porqué pero, el bebé se parecía tanto a ella, que terminó desistiendo de sus crueles planes para hacer el único acto de amor por el hijo que no deseo. En el suelo de una vieja iglesia lo terminó por abandonar, no tuvo fuerzas para nombrarlo, no quería encariñarse de lo que fue un error que tenía corazón.

Nadie estuvo ahí para juzgarla por su decisión… excepto ella, la principal protagonista que no soportó su propia tragedia. A los pocos día del abandonó, terminó ahorcándose en la callejuela donde empezó todo. 

La madre de ese sagrado lugar fue quien lo terminó encontrando guiada por el llanto del bebé que sólo ansiaba el calor de su progenitora. Su nombre era Francisca Rice, y en visto de que el bebé ni nombre se le fue concedido, decidió nombrarlo bajo el nombre de “Paraise Rice” siendo su nombre una derivación de “Paradise”, y el apellido el suyo, como acto de responsabilidad que tendría contra el pequeño.

Así fue como su estadía en ese recinto comenzó. No era solo la Madre Francisca quien estaba allí, sino que también habitan más niños en sus mismas circunstancias y un, bajo su punto de vista, amable Padre quien se preocupa por todos en ese lugar, siendo un mentor y un guía para los pequeños que en su inocencia, jamás notaron las viles intenciones que el sacerdote tenía para ellos. Pero, no todos eran como el Padre, había otras monjas y obispos que no ocultaban su maldad con ellos. “Ratas malnacidas” Eran llamados por algunos, y un par de golpes de la nada que recibían, todo bajo la excusa de que era por “su bien y educación.” ¿Cómo dudar de ellos? Eran grandes y ellos pequeños. Los adultos tenían siempre la razón. La iglesia siempre tenía la razón… ¿No?

Fue a los cinco años que empezó a cuestionar su vida y preguntarse porqué no tenía un padre y una madre como los niños que habitan fuera de la iglesia. A los cinco años comenzó a hacer preguntas que jamás fueron respondidas, en cambio, le enseñaron a mantener su boca en silencio. Cosa que hizo a la perfección, ya había dejado de cuestionar de porqué habían días que no comía, o porqué soló tenía una manta para el invierno. También dejó de dudar por los extraños juegos que el sacerdote le sometía a participar, los cuales consistía en tocarlo en partes donde le dijeron que nadie podía. En esa época no halló ningún rastro de maldad en sus acciones, sólo un juego más para él que debía mantener en secreto por alguna extraña razón.

«Si dicen que no tenemos nada malo qué ocultar ¿Por qué debo de tener secretos?».

Eso claro, fue hasta los siete años donde su vida de deformó de la peor forma posible. Todo prometía ser una tarde normal con sus compañeros, un juego de pelota ejecutaban, su equipo estaba siendo el ganador pero jamás alcanzó a celebrar la victoria. En medio juego, el Padre Timothy lo sacó del partido, con la excusa de que debía hablar algo importante con él. A pesar de que no chistó y sólo asintió, algo en su interior le decía que algo malo estaba apunto de suceder. Su instinto le advertía de una tragedia, pero ¿De cuál? No era la primera vez que lo llamaba con esa excusa para que “jueguen”. ¿Qué era diferente esta vez? El camino fue uno de ellos.

Extrañamente lo llevó al cuarto más apartado, y una vez dentro se fijó que los ojos del clérigo eran diferentes, más oscuros, más terroríficos. “Algo va mal” Repitió su instinto. Tuvo miedo, por primera vez tuvo miedo de la persona en quien siempre confió, y se intentó alejar de él al instante, pero el sacerdote que era mucho más fuerte que el pequeño, no le costó nada someterlo sobre una mesa boca abajo, cara contra la pared. Al igual que su progenitora, no importó cuando suplicó y lloró, no pudo evitar sentir el aliento y al sacerdote que veía como un padre, un mentor, el hombre en el que confió, entrando en él rompiéndole brutalmente la niñez.

Ese día, a pesar de su negativa terminó por conocer el terror absoluto en forma de macabros juegos dolorosos con un sólo participante que se divertía. Este miedo se mantuvo años con él, como un fiel amigo que no le permitía pensar en otras cosas que no fuera del constante abuso que sufría por parte del cura. De un niño alegre, paso a ser alguien miedoso de sus acciones. Temía cualquier oportunidad en donde se hallaba cara a cara con él. Entraba en pánico, rompía en llanto. Y a pesar de que las demás autoridades sabían el porqué de su comportamiento, prefiero ignorar y tacharlo como un niño problema.

Excepto la Madre Francisca, quien por más que deseaba ayudar, nunca pudo hacer nada por él.

¿Y Paraise? Paraise jamás halló el valor de denunciarlo, no entendía que sucedía, el Padre Timothy decía que no era malo, que era un secreto inocente. «Y si no es malo, ¿Por qué duele tanto?», pensó que nadie creería en sus palabras, (Lo que nunca supo, es que él no fue la única víctima de aquel cura). Sin embargo, lo que el religioso ejecutaba en esa habitación era bien conocido por todos, pero ya muchos fieles comenzaban a sospechar, y la disocies para ocultar los crímenes cometidos por el sacerdote, para no manchar la imagen de su preciada iglesia, lo cambió de lugar, terminando su infierno cuando Paraise sólo tenía doce años. 

Libre al fin, su quebrajada mente para tratar de protegerlo escondió en lo más profundo de su memoria los nefastos eventos que ocurrieron por los largos cinco años, fingiendo que estos nunca sucedieron. Así logró rescatar un poco de su arruinada infancia y tratar de vivirla con normalidad. Su personalidad volvió a hacer la misma que antaño, escondió al quebrado niño y sacó a la luz al dulce pequeño. La Madre Francisca estaba feliz de “tenerlo” de regreso.

Sin embargo, esta situación no duró demasiado porque ya siendo más consiente de su entorno se percató de las falencias que traía consigo en vivir en la iglesia. Un deseo de cambio nació en su interior, pensar por sí mismo traía grandes beneficios, y eso le gustó. A los trece años, comenzó a realizar pequeños trabajos para ayudar un poco a la iglesia, y lo que sobraba lo almacenaba en un pequeño tarro que ocupaba como alcancía. Su propósito en la vida era el de juntar el suficiente dinero para lograr marcharse de la iglesia. Además de la ayuda, le permitía a los niños más pequeños que él cumplirles pequeños caprichos, de los varios que le negaron a él.

La sonrisa de lo más pequeños lo motivo a estudiar pediatría. Quería verlos sonreír por siempre. Cuidar de ellos, ser uno de los responsables de la felicidad de los más niños. Pero, sabía que estudiar sería difícil, un niño de los bajos de Verdammis difícilmente salía de las las precarias condiciones en las cuales crecía. Sería doloroso, un camino largo llenó de espinas, pero si no fuera de otra manera, no valdría la pena ¿No?

“Querer es poder.”

Motivado por esa frase, siguió trabajando durante muchos años más. Logrando en ese tiempo juntar el dinero necesario para comprarse su pequeño pero acogedor departamento en un barrio un poco lejos de lo que fue su hogar. Le costo bastante poder surgir, incluso abandonar la iglesia fue un tanto doloroso para él. Aún podía recordar los llantos de algunos niños, e incluso la decepcionante mirada de la Madre Francisca en cuanto puso un pie fuera del recinto. Pero ya no había marcha atrás para él, por primera vez Paraise se estaba sintiendo libre.

Y le encantaba ese sentimiento.



EXTRAS


 En la mayoría de sus tiempos libres, va a visitar a la iglesia para ver a la Madre Francisca, y ayudar en labores. También cuando puede, juega con los pequeños que siguen llegando.

Actualmente trabaja como camarero; destina parte de su ingreso en el departamento y comprar cosas para sobrevivir, y por supuesto que casi la mitad va a la iglesia.

No es miedoso, pero no le agrada pasar por las partes más pobres de la ciudad a pesar de que él venga de allí. No por incomodidad, sino por la impotencia que le da al no poder ser de ayuda para nadie.

Su mayor sueño es conocer a sus progenitores y preguntarles porqué lo abandonaron.

A pesar de que su mente intenta ocultar el abuso que sufrió, a veces sueña con ellos, pero Paraise intenta convencerse de que son sólo eso, sueños.

No es materialista, de hecho él puede sobrevivir con pocas cosas, ya que en la iglesia nunca tuvo nada para considerar “suyo”. El santuario era tan pobre que incluso la ropa de los niños se compartía.

Siguiendo lo mismo que lo anterior, dormía en camas conjuntas, es decir, siempre tuvo un compañero para dormir sin importar la edad que tuvieran. Se acostumbró tanto a dormir acompañado, que una de las primeras cosas que hizo fue comprarse un peluche para no sentirse tan solo; fue de un elefante a la cual nombró como Zitka. Otra cosa relacionada con su sueño es que puede pasar hasta dos días sin dormir, que es lo máximo que ha durado.

Come muy poco, prácticamente una vez al día. Y suele dormir cinco horas por noche. Todo esto gracias a que en la iglesia habían pocas cosas que comer, y ya grande, cuando faltaba alimento, él cedía su comida a los más pequeños, al igual que la única manta que tenía para dormir. A pesar de que su alimentación es mala, se mantiene en buena forma. Ya que hacía trabajos pesados en su primer hogar, y que continúa realizando para ayudarlos.

Su colores favoritos suelen ser el celeste y el blanco, ya que para él ambos significan pureza.

Mide 1.65 cm.

Su cumpleaños lo toman como el día que llegó a la iglesia, el cual sería el veintiuno de marzo.

Aprecia bastante a la Madre Francisca, viéndola como la madre que nunca tuvo. Aún así, él desconoce que ella siempre supo que abusaban de él y los demás niños pero que jamás hizo nada para ayudarlos.

De pequeño le gustaba mucho saltar de los árboles, incluso llegó tan lejos que una vez siendo influenciado por otro niño, terminó saltando del techo de la iglesia, y como consecuencia se rompió el brazo.

Le gusta mantenerse ocupado, en otras palabras, estar en movimiento. Tal ves sea por eso que la gimnasia se le esta dando bastante bien.

Logró entrar a la universidad a base de mucho de esfuerzo y dedicación, prácticamente luchó para poder estudiar. En estos momentos esta en su primer año de medicina.

A pesar de haber crecido en la iglesia y ser creyente, suele cuestionar bastantes cosas de la misma, pero solo lo hace para sí mismo.

Extrañamente le gusta el gusta el contacto físico, ya sea un apretón de mano; un abrazo o una caricia en el cabello. Le hace sentir querido.

Es pésimo para las matemáticas. Si bien no le va tan mal porque aprende las fórmulas de memoria, le cuesta aplicar las mismas. En cálculos mentales ni se diga, mientras otros ya tienen la respuesta en la boca, Paraise sigue calculando.

No es pudoroso sobre el desnudo. No le importa desnudarse frente a otros, o que otros se desnuden frente a él. Como se bañaba con sus compañeros, dejo de darle importancia al cuerpo descubierto de las personas. Al fin y al cabo, desde un principió Adam y Eva estaban desnudos ¿No? Pero las leyes exigen llevar ropa, y le gusta respetar eso.

Cuando suele ponerse nervioso, tiende a hablar de más sin percatarse. Otra de las acciones que hace, es que al sentirse nuevamente nervioso o incómodo, tiende a morderse su labio inferior inseguro. Pero ya cuando su nivel de nerviosismo llega al estrés, se rasca sin cuidado la nuca. A veces incluso llega a realizar estas tres acciones a la vez.



REGISTROS


Nombre Original: Dick Grayson.
Anime - Manga - Artista - Juego: Nightwing. / DC Cómics.


avatar

Mensajes :
96

Frase :
We were meant to be together
We've both been through some heavy weather
It's all I've wanted, for so long
A broken bone is twice as strong...

And I feel like we're the perfect team!
The greatest the world's ever seen,
And it proves that wishes do come true
Cuz you've found me, and i've found you...

Posición :
Uke

Pareja :
-¿Qué hice yo para merecerte?




Raza :
Humano

"
mensajes

EsTuDiAntES

Volver arriba Ir abajo

 por Gaia Leberecht el Lun Jul 16, 2018 9:28 pm
Mensajes :
345

Frase :
— Jamás podría pedirte que cambiarás por mí... A pesar de todo, acepte que entrarás a mi vida conociendo tus peores pecados, Shougo... Ellos forman parte de lo que somos. —

Posición :
Uke

Pareja :
Mi bello Ángel




Raza :
Ángel - Líder de la Élite

http://www.verdammnis-yaoi.com/t12396-gaia-leberecht-cronologia-5-5#97691
Gaia Leberecht
AdMiNiStRadOR
Ficha aceptada
Bienvenido a Verdammnis!

Ya puedes empezar a rolear por todos los rincones del foro. Visita los siguientes links de interés y ayuda. Para cualquier duda consulta al Staff!!

→ Búsquedas → Pide rol Aquí! → Móviles










me:


actividades:




Regalos <3:

 ¡Muchas gracias a todos!  














 


avatar

Mensajes :
345

Frase :
— Jamás podría pedirte que cambiarás por mí... A pesar de todo, acepte que entrarás a mi vida conociendo tus peores pecados, Shougo... Ellos forman parte de lo que somos. —

Posición :
Uke

Pareja :
Mi bello Ángel




Raza :
Ángel - Líder de la Élite

"
mensajes

AdMiNiStRadOR

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
Afiliados
You are Free?
Verdammnis quiere agradecer a André y Ross ✩ dix inmortal por la creación original de esta Skin. Agradecimiento especial a Pervinca por la increíble transformación, reformando la skin por completo y dejando el foro tal y como lo lucimos ahora. ¡Eres increíble! ♥ Todo contenido textual del foro, así como la historia y las ediciones de sus imágenes han sido creados por los administradores. ©Créditos a los artistas que han creado las imágenes originales.