—Japón ★ Año 5000

La ciudad donde los gritos son el eco de la violencia, donde la sangre tiñe las manos de sus habitantes, las lágrimas son el icono de la miseria y las risas siniestras el temeroso despertar de muchos que confunden deseo y violencia. Las sombras se adueñan de sus calles más antiguas mientras en el nuevo pavimento luce un sol que esconde terribles tormentas. Miles de ojos ignoran lo que tras la ciudad se teje, las telarañas que se mecen a voluntad de los más poderosos. Mientras en su agujero algunos luchan por ver la luz.
Verdammnis
felices fiestas!
Verdammnis les desea una Feliz Navidad y un prospero año nuevo ♥—
  • Dulce introducción al caos.
Verdammnis
❝D
ulce introducción al caos."

You are Free?.
Conectarse

Recuperar mi contraseña



anuncios
¡NECESITAMOS!
SEMES Y MÁS
¡Ups! El foro esta teniendo una notable sobrepoblación de ukes y sukes. Demasiados pasivos solteros atacando al primer seme que se les cruza en el camino. Si van a crearse un nuevo personaje, consideren seriamente el crearse un seme. Tengan en cuenta además los Grupos Menos Poblados del foro: Terroristas, Monjes, Pandilleros, DogsBullets, Hackers, Marginados, Vagabundos, Mecánicos, Sociópatas, Mercaderes y Subterráneos.
07 DICIEMBRE
LIBERACIÓN
Ya ha comenzado una nueva limpieza de físicos. ¿Tienes tus roles al día? ¿Tus búsquedas? ¡Es hora de comenzar a responder todo lo que debas! Cuentas con más de cincuenta días de inactividad han sido eliminadas, el proceso de limpieza sigue en curso.
00 DICIEMBRE
Próximamente
En proceso...
ACTIVIDADES!
Próximamente
En proceso... jojojojo
COMUNIDAD:
VOTEMOS POR VERDAMMNIS
¿Te gusta el foro? ¿Te gustaría verlo crecer y seguir conociendo gente increíble con la cual tener fantásticas tramas? Entonces tomate unos breves momentos en dejar tu preciado voto diario a Verdammnis :

Shiki Topsite!
¡Acordaros que es un voto diario!



usuarios en línea
¿Quién está en línea?
En total hay 26 usuarios en línea: 13 Registrados, 0 Ocultos y 13 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Apolo Landvik, Augustine Chapman, Dustin Kats, Ezer, Ezra, He Sheng, Remiel, Shura Novikov, Takeru, Tyrso Blevins, Uzumi, Vicktor Camargo, Yamato

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 99 el Dom Mayo 01, 2016 2:47 pm.
últimos temas
Últimos temas
» → Libro de Firmas IV
por Ron Hoy a las 7:35 am

» → Reservas
por Ron Hoy a las 7:34 am

» [BÚSQUEDA] Geishas, mascotas y demás.
por Zhao Kang Hoy a las 1:03 am

» → Editar Ficha
por Gaia Leberecht Ayer a las 10:53 pm

» You, scream! // Keith [BÚSQUEDA]
por Eren Jaeger Ayer a las 9:33 pm

» GambaRol [AFILIACIÓN AL DIRECTORIO]
por Invitado Ayer a las 3:44 pm

» Kin'ei (* En construcción *)
por Minami Kujo Ayer a las 5:59 am

» Keith Argent (ID)
por Keith Argent Miér Dic 13, 2017 11:57 pm

» → PIDE ROL AQUÍ —
por James S. Hawthorne Miér Dic 13, 2017 11:14 pm

» [Busqueda] The red wolf looks (Tramas)
por Ezio P. Khodchenkov Miér Dic 13, 2017 5:35 am

» Espejo roto. | ID
por Heizu Mar Dic 12, 2017 6:27 pm

» → Recuperar Color
por Liam Taylor Mar Dic 12, 2017 12:35 pm

» → Cerrar- Borrar Temas
por Liam Taylor Mar Dic 12, 2017 12:27 pm

» Lyssandr || ID
por Lysandr Katsaroz Mar Dic 12, 2017 5:47 am

» The one, the only, the infamous [Cronología]
por Dustin Kats Mar Dic 12, 2017 2:45 am

» Roger Romet.
por Roger Romet Lun Dic 11, 2017 7:43 pm

» ¿Entrarías a la cueva de un dragón? [Búsqueda de roles]
por Liam M. Callahan Lun Dic 11, 2017 7:25 pm

» Lord kick ass // en construcción
por Gaia Leberecht Lun Dic 11, 2017 3:33 pm

» [ID] Jungkook - En proceso
por Gaia Leberecht Lun Dic 11, 2017 3:29 pm

» Demons [Búsqueda]
por Aristide Bellerose Lun Dic 11, 2017 7:07 am

Staff
S
i tienes alguna duda o problema no dudes en consultarnos. Nuestra mensajería privada esta abierta para que todo Usuario de Verdammnis pueda escribirnos. Estamos para ayudarte!
GAIA
masterPERFIL
MAKISHIMA
AdminPERFIL
LIAM
AdminPERFIL
BLAKE
AdminPERFIL
TONY
Mod. ChatPERFIL
KENZO
Mod. ChatPERFIL
DUSTIN
Mod. ChatPERFIL
SE BUSCA
Mod. ChatPERFIL




fichas destacadas
A
partado especial dedicado a esos personajes que entre la multitud, han llamado la atención por sus curiosos expedientes. ¡Hecha un vistazo a las fichas destacadas de Verdammnis!

Monje | Kitsune | seme

URR
Hacker | Mestizo | Uke

MERCADER | DIOS | UKE

ÉLITE | CARONTE | SEME

MECÁNICO | NANOBRAIN | SEME

MECÁNICO | CARONTE | SEME

MARGINADO | NANOSER | SEME

HACKERS | MESTIZOS | UKES

ÉLITE | PSICHO | SEME

MERCADER | NEFILIM | SEME

GRUPO | RAZA | POSICIÓN

GRUPO | RAZA | POSICIÓN

GRUPO | RAZA | POSICIÓN
You are Free?
Verdammnis quiere agradecer principalmente a André y Ross por el fantástico skin que han diseñado y luce fantástico en el foro. Todo contenido textual del foro, así como la historia y las ediciones de sus imágenes han sido creados por los administradores. ©Créditos a los artistas que han creado las imágenes originales—
atajos
T
emas que te facilitarán tu estancia en Verdammnis. Lo esencial, lo básico, los atajos que te llevarán a los rincones más concurridos del foro.
posteadores
A
quí se encuentra la lista de los posteadores más activos de la semana, sí, esos viciosos que no dejan descansar esas bonitas manos.

Estación • Clima
E
stamos en Invierno
mín. máx.
3ºC | 14ºC



[FanFic] Castigo Ejemplar |+18| Ai no Kusabi

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[FanFic] Castigo Ejemplar |+18| Ai no Kusabi

Mensaje por Kenzo Yoshiaki el Sáb Sep 30, 2017 10:54 pm

Ai no Kusabi es para mí la mejor historia yaoi que se haya escrito. Si eres de los pocos que no lo conoce, puedes leer igualmente este fanfic. Solo necesitas saber que Iason Mink es un androide Blondie, pertenece a la élite de su ciudad. Y Riki, su mascota, es un humano, líder pandillero de los barrios bajos, a los que llaman despectivamente mestizos. Ambos poseen férreos orgullos. Según la novela, Iason hizo completamente suyo a Riki seis meses después de tomarlo como pet. Me he tomado la licencia poética de modificar este único dato, adelantando este hecho y relatándolo como si hubiera sucedido en una visita a Verdammnis, en el Placebo Gold. Al tener contenido subido de tono, hay varias partes que quedan ocultas. Si queréis leerlo entero, postead sin miedo. ¡Espero que os guste!


VIAJE A VERDAMMNIS. ASTRONAVE CIVIL.
La pequeña nave surcaba el espacio en absoluto silencio. La avanzada tecnología de Amoi permitía realizar viajes estelares a gran velocidad, hecho del todo imperceptible para sus ocupantes. El destino de aquel vehículo sideral era un lejano planeta llamado Tierra. Dicho vehículo era de dimensiones bastante más reducidas de lo habitual en ese tipo de viajes porque únicamente eran dos los pasajeros que lo ocupaban, además de los furniture, o muebles, que atendían todas sus necesidades, desde hacerles la cama, a vestirles. Las blancas paredes del vehículo estaban decoradas con finas líneas doradas curvas que se cruzaban entre ellas formando curiosos dibujos. El suelo era tonalidad violeta tirando a oscuro. Y los muebles de un granate opaco que combinaban a la perfección. En conjunto aquel lugar exhalaba puro lujo y serenidad absoluta, con una suave música instrumental de fondo.

Uno de los pasajeros, el Blondie Iason Mink, permanecía sentado en el salón principal, cuyo muro frontal estaba compuesta por una enorme cúpula de un material parecido al cristal, desde el techo hasta el suelo, por la que se podía ver el oscuro espacio exterior. El alto hombre de larga cabellera rubia mantenía sus afilados orbes de hielo apartados de manera muy consciente de la figura que se retorcía en el suelo delante de él, rompiendo la plácida quietud de aquella nave con sus ahogados gemidos quejicosos. Todos y cada uno de sus actos, fueran para bien o para mal, formaban parte de la doma de su pet. Iason tenía las piernas cruzadas, y ambos brazos apoyados sobre el sillón. En una de sus manos sostenía una copa alta que contenía un licor frío y de sabor afrutado. Vestía su indumentaria habitual, un elegante traje blanco de grandes solapas, con chaqueta terminada en dos picos largos en la parte de atrás. Todo bordeado en un hilo dorado. Sus refinados guantes y los zapatos eran del mismo color que el resto de su atuendo.

A sus pies, Riki, el mestizo del Ghetto, se sentía como si su sangre se hubiese convertido en pura lava ardiente que se agitaba dentro de sus venas. Todos los poros de su piel le quemaban de manera intensa. Como sus muñecas estaban esposadas al collar que Iason le había obligado a ponerse, no tenía demasiado margen de maniobra. Del collar colgaba una fina cadena dorada, que el Blondie sujetaba con elegancia con su otra mano. De la garganta del mestizo de pelo azabache y ojos tan oscuros como la noche, emergían jadeos mal contenidos. A pesar de la situación en la que se encontraba, Riki se encabezonaba en no querer dejarse llevar por sus más bajos instintos, aunque aquella férrea voluntad que le caracterizaba como perro alfa en el Ghetto quedaba del todo eclipsada cuando la droga que ese maldito Blondie le había suministrado bloqueaba su capacidad de raciocinio.



“Nnhhhg… Maldita sea… Iason…”

El joven de pelo azabache sentía fuertes espasmos repartidos por todo su cuerpo. Permanecía desnudo desde el primer día que Iason lo reclamó como su pet. Estuviesen en el interior de su domicilio, en plena calle o de viaje en una nave estelar. El Blondie pretendía eliminar de esa forma toda la vergüenza que pudiera sentir su mascota al mostrar sus intimidades ante miradas ajenas. Riki todavía no se había acostumbrado a ser observado por ojos libidinosos allá donde fuera, y normalmente se sentía de lo más incómodo y muy violento, pero en ese momento su última preocupación era quién pudiera estar viéndole.

Iason bajó su mirada celeste y clavó sus penetrantes pupilas en los orbes oscuros del mestizo.

“Todo esto es culpa tuya. Si dejaras de intentar escapar a cada ocasión que se te presenta, o de ponerme en evidencia cuando te saco en público, las cosas resultarían mucho más sencillas para ti” le dijo con un tono de voz calmado, y tan frío como su semblante habitual, impasible y glacial.

El cuerpo de Riki volvió a sufrir espasmos. No actuaba de aquella manera tan indecorosa por instinto exhibicionista, el impuro no poseía esa naturaleza. El motivo de su comportamiento era la droga afrodisíaca para pets que el Blondie le había administrado. Llevaba dándosela desde la primera sesión de doma. Pero normalmente le daba dosis pequeñas, cuyo efecto se le pasaba en unas horas, cuando el Blondie había conseguido lo que quería de él. Pero en esta ocasión la cosa era muy distinta. Hacía más de 24 horas que Iason mantenía a Riki drogado. Y lo que le quedaba aún por aguantar era tal vez demasiado.

“Nno voy a poder… nnhhhg… soportarlo… Aaah”

Riki ardía por dentro. Todo su cuerpo era puro fuego. Esa droga, que no solía causar un efecto demasiado visible en los pets de Eos, tan acostumbrados a tomarla, provocaba un efecto devastador en el mestizo del Ghetto.

Iason torció su sonrisa, volviendo su semblante más despiadado. Su alma de sádico estaba disfrutando de lo lindo con cada quejido de su pet.

“Claro que podrás. Refréscame la memoria. ¿De quién es la culpa?”

Tras aquellas escasas palabras, el Blondie apartó la mirada del cuerpo que se contorsionaba a sus pies y dio un pequeño trago a su bebida, fijando la vista de nuevo en el oscuro espacio exterior. Podía parecer que Iason era completamente inmune a la excitación del impuro, pero nada más lejos de la realidad. Cuanto más tiempo pasaba a su lado, cuanto más intentaba domarle, y más le conocía, más atraído se sentía por ese salvaje de férrea voluntad y carácter indómito. Y cuanto más conseguía de él, más anhelaba conseguir. Tras arrancarle un jadeo con solo rozarle con la yema de sus dedos, sentía la imperiosa necesidad de conseguir mucho más de aquel cuerpo de infarto. Llevarlo hasta los límites del deseo y la cordura y verse arrastrado junto a él en ese delirante deleite de pura lujuria.

Hacía poco tiempo que Iason, el Blondie de Tanagura, había convertido a Riki, el indómito mestizo del Ghetto, en su pet, su mascota sexual. Los Blondies tenían prohibido mantener relaciones íntimas, por ese motivo tenían pets, que eran los que participaban en los espectáculos, copulando entre ellos para el placer visual de sus amos de la élite. Pero Iason no era capaz de dejar que Riki participara en dichos eventos. Solo le había llevado a un par de ellos, y se negó a cederlo para que fornicara con ninguno de las mascotas presentes, pertenecientes a otros miembros de la élite. A pesar de su aspecto frío, impasible y esa aura de absoluta superioridad respecto al resto de seres vivos, el Blondie sentía celos, y no dejaría que nadie más que él mismo tocaran a su objeto más preciado, ese mestizo del Ghetto llamado Riki al que todos, élites y pets, despreciaban por igual, aunque por distintos motivos.

Mientras evitaba tomar de nuevo contacto visual con el rebelde de su esclavo, que seguía jadeando de la manera más silenciosamente posible a sus pies, Iason recordó cómo había llegado hasta aquella nave.

Pocos días atrás, como era habitual, el hombre de melena dorada había ido a la Torre de Júpiter a hablar con la Consciencia Informática gobernadora de Amoi. Tras el saludo respetuoso inicial por ambas partes, se inició una conversación sin palabras, de mente de androide a la computadora que lo creó.

Hemos recibido una invitación de una ciudad denominada Verdammnis, en un planeta lejano, en la que la esclavitud al parecer era una moneda corriente -le dijo Júpiter.

El Blondie de larga melena dorada le preguntó- ¿Quieres que forme parte de la comitiva que viajará allí?

Júpiter le respondió- Sería bueno conocer cómo se hacían las cosas en un lugar tan alejado. No perdemos nada viendo cómo funciona aquel planeta y conociendo a sus habitantes y su forma de vida. Pero no habrá comitiva, solo irás tú, acompañado del pet que sea de tu elección, para mostrarles cómo se hacen las cosas en Amoi.

Si ése es tu deseo, así lo haré -le respondió- Ya sabes qué pet elegiré para que me acompañe en el viaje.

Júpiter le respondió- Técnicamente no estás violando ninguna ley teniéndole como mascota. Pero recuerda que es importante que demos una buena primera impresión.

La daremos. Yo me encargaré que sea así -fue su escueta respuesta.


NUEVA TOKYO. PLACEBO GOLD.
Los furniture del Blondie se habían quedado en el hotel cinco estrellas próximo al Placebo Gold que le habían reservado al androide en su visita a la ciudad. Ellos se encargarían de su equipaje, y de acomodarlo todo al gusto de su señor en su ausencia.

En ese preciso momento la lujosa limusina que había ido a recogerlos aparcaba en frente del Casino. De ella se apeó primero Iason, seguido de Riki, que ya no iba desnudo. Para el espectáculo vip de esa noche había sido engalanado con prendas típicas de los pets de Eos, que dejaban mucha piel al descubierto y muy poco a la imaginación. Una tira de cuero negro cruzaba por encima de sus pectorales, hacia atrás de su cuello, donde las tiras se unían en una sola que bajaba en vertical por la columna hasta debajo de los brazos, por encima de las costillas superiores. La parte de abajo estaba compuesta por un pequeño taparrabos que era tanga por detrás. Lucía dos brazaletes y unas tiras en sus piernas, del mismo material que el resto.

El Blondie había reducido la dosis de droga afrodisíaca para que Riki pudiera caminar por sí mismo, aun así, el impuro se pasaba todo el rato excitado. Hacía días que Iason no le tocaba, y eso le estaba matando. A pesar de su enorme orgullo, el muchacho necesitaba liberar de una maldita vez toda aquella intensa excitación con la que el androide de rubia cabellera le había estado torturando durante el viaje.

Iason caminaba delante del mestizo con aires elegantes. Su elevada figura no pasaba desapercibida. Poseía una elegancia natural que, mezclada con la fría indiferencia de sus orbes de hielo, y su exquisita belleza varonil, lo convertía en el centro de todas las miradas. Un poco por detrás de él, con el collar que lo identificaba como su mascota, estaba Riki, intentando caminar con paso firme, aunque sentía sus piernas como si fueran de gelatina. Si el Blondie destacaba entre la multitud como un Dios bajado del cielo al que todos debían adorar y venerar, los motivos que provocaban que las miradas se clavaran en su mascota eran bien distintos. El impuro presentaba un encanto agreste. Con su musculado cuerpo juvenil todavía en desarrollo. Resultaba varonil, pero al mismo tiempo se le notaba elástico. De piel morena que contrastaba mucho con la nívea epidermis de su dueño.

“No me obligues a hacer esto” le suplicó Riki, sintiendo su propio orgullo brutalmente pisoteado por estar implorándole al Blondie que no le exhibiera en ese planeta extraño como un juguete más de su colección. No lo soportaba.

“Hace tiempo que te convertí en mi mascota, pero tú no has aceptado tu nueva posición social. Te rebelas. No puedo llevarte sin encadenar porque intentas escaparte siempre. No me obedeces en nada”

“No soy un maldito pet ¡Te lo he dicho mil veces!” le replicó el mestizo.

“Sí que lo eres, y del Blondie más importante e influyente de Tanagura. Se acabaron las tonterías Riki. Esta noche vas a recibir un castigo ejemplar.”

Aquellas palabras se clavaron como afilados puñales en la atormentada alma del mestizo.



PLACEBO GOLD.LA DEMOSTRACIÓN. CASTIGO.
Tras haber sido testigos de los espectáculos que ofrecieron los otros vips presentes y sus mascotas, en honor a su invitado especial de aquella noche, les tocó el turno a ellos de mostrar al mundo quienes eran. Riki fue atado a unas esposas que colgaban del techo. Varios focos potentes iluminaban su cuerpo, calentándolo más de lo que ya estaba, y causando que el resto de la sala se volviera invisible a sus ojos. Sabía que había gente observándoles, pero tras los chorros de aquella reluciente luz blanca que le cegaba, solo podía percibir oscuridad.

A Riki no le preocupaban las miradas lascivas y cargadas de deseo que notaba puestas sobre su cuerpo. Lo que le dejó helado fue la gélida mirada del Blondie, recorriendo cada centímetro de su piel desnuda, sintiéndola como si se tratara de un afilado cuchillo deslizándose por cada curva y cada pliegue. Iason tenía la jodida virtud de hacerle sentir como si solo existieran ellos dos en el mundo, tan solo con mirarle de aquella forma hiriente que lo hacía. El universo entero desaparecía tras aquellos orbes celestes cargados de malas intenciones hacia él.

“Mantente callado” le aconsejó el hombre de pelo dorado con un tono de voz que no permitía ser desobedecido.

“¡Haz tú que me calle!” le replicó el impuro, mirándole de manera desafiante.

En cuanto hubo soltado aquella réplica, se arrepintió. A esas alturas de haberse convertido en el pet de Iason, Riki sabía perfectamente que, si le provocaba en ese sentido, el Blondie tenía la capacidad y los medios para hacerle callar, haciendo uso únicamente de sus hábiles manos, que parecían tocar su cuerpo como un instrumento, siendo capaz de elevarle hasta cotas inimaginables de excitación, dolor y deseo. Todo eso con un solo roce de sus dedos. Aquello hacía que Riki se sintiera inundado por una tremenda humillación, por saber que no era capaz de contenerse cuando Iason decidía que quería provocarle todo el placer humanamente posible y soportable.



Entonces Iason se dirigió a su público, hablándoles de manera tranquila, con un tono de voz grave, tan elegante como tu porte, pero con un deje helado y sádico que manchaba sus palabras, como cuchillas.

“Esta mascota comenzó a ser entrenada hace pocos meses. Le hemos suministrado un afrodisíaco para que sea más receptivo a la hora de domarlo. Esa misma droga, administrada a lo largo de un tiempo prolongado, convierte a los pets en seres viciosos y deseosos de ser usados para el placer, de la forma que sea, a cualquier hora del día. Lo cual nos resulta de lo más conveniente, ya que la gran mayoría de ellos son descartados cuando llegan a la edad adulta, y cedidos a prostíbulos.”

Los espectadores escuchaban aquellas explicaciones con expectación. No solo porque sabían que Iason y Riki provenían de un planeta lejano con una tecnología muy avanzada, sino porque ambos varones eran tan tremendamente sensuales que no sabían dónde mirar. Pasaban del Blondie al mestizo y de nuevo al androide, excitándose por momentos, y fantaseando con las perversiones que les encantaría cometer con ellos. El pelinegro no sabía qué era peor, si las miradas venenosas de otros pets en las fiestas que se organizaban en Eos, o aquellos lujuriosos orbes que presentía tras las potentes luces, y que le estremecían de manera muy desagradable.

Entonces Iason agarró el pelo de la nuca del impuro y le hizo alzar la cabeza a la fuerza, mostrándole a los presentes el collar de cuero con la inscripción Z-107M, que era el número de Riki en el registro de mascotas.

“Cuando una mascota es adquirida, se les pone un Pet Ring, que les identifica como residentes, y les permite acceso a varias zonas dentro del complejo de edificios. Luego les explicaré con mayor detalle el funcionamiento del anillo. Hasta el momento que puedan recibir su Pet Ring en la fiesta oficial de bienvenida, les ponemos estos collares, que les permiten ser reconocidos como mascotas nuevas, y les da cierto espacio para acostumbrarse a su nuevo hogar. Sin collar no podrían ni salir de la habitación, por las fuertes medidas de seguridad que existen. Lo normal en Eos es que una mascota no lleve el collar más de dos o tres semanas. En este caso se lo hemos dejado puesto bastante más tiempo a modo de castigo y humillación pública, por indisciplinado.”

“¡Si querías un pet educado y sumiso no deberías haberme elegido a mí, joder!”

Riki ya no pudo morderse la lengua por más tiempo. A pesar de que sabía que aquella réplica supondría otro castigo y más sufrimiento, no pudo evitar hacerlo. Le exasperaba ser comparado con esos pets idiotas sin personalidad. ¡Jamás se convertiría en uno de ellos! ¡Antes muerto!





NUEVA TOKYO. NOCHE EN EL HOTEL.
En cuanto Iason y Riki entraron en la suite más lujosa del hotel, ordenó a sus furniture que se marcharan de allí. Quería estar a solas con su mascota. Cuando los jóvenes muebles abandonaron el lugar, cerrando la puerta tras de sí, el Blondie hizo algo que sorprendió muchísimo al menor. Tiró de la correa dorada que mantenía sujeta a su collar, arrastrándolo hacia él con tanta fuerza que el mestizo chocó con su cuerpo, poniéndole las manos sobre el torso.

“Iason… ¿qué…?”

Pero el impuro no pudo terminar su pregunta, pues su dueño le había puesto una de sus manos de manera firme sobre la nuca y pegó sus labios contra los de él, dándole un beso de lo más apasionado. Riki esperaba una reprimenda, amenazas, más castigos, pero... ¿eso? El Blondie no solía besarle muy a menudo, y cuando lo hacía era en plena sesión de doma, cuando las sensaciones de ambos varones se encontraban a flor de piel y la lubricidad y el vicio llenaba sus corazones. Pero en este caso le estaba besando sin más. Porque le apetecía hacerlo ¿Era eso? ¿Iason necesitaba sentir los cálidos labios de su mascota sobre los suyos? No…. Eso no era para nada algo normal. Algo estaba pasando fuera de lo habitual. Tanto le sorprendió que ni fue capaz de rechazarle.

Riki permaneció con sus manos puestas sobre el traje blanco del Blondie, con el cuello inclinado hacia atrás para llegar a su boca, y devolverle ese beso ardiente que provocaba que sus volcanes internos, tan bien adiestrados por el androide rubio, volvieran a entrar en erupción.

“Libérame…“ le suplicó una vez más el mestizo.

No se refería a las cadenas que le mantenían unido a él, que eran más mentales que físicas en ese momento, sino que hablaba del estrecho aprieto del Pet Ring que le impedía llegar al clímax.

“Haré que te vengas tantas veces hoy que te vaciaré por dentro” respondió el rubio.

Aquella oscura promesa cargada de intenciones provocó que todo el bello de cuerpo del mestizo se erizara. Sabía que se lo decía en serio. Iason jamás habla por hablar.




DE VUELTA A AMOI.
Semanas más tarde, al volver a su hogar, Iason le quitó el collar a Riki, tras la experiencia en el hotel el mestizo parecía comportarse de una manera mínimamente menos rebelde, y ésa era su manera de premiarle. Para el impuro aquello que sucedió en el hotel de lujo de Verdammnis había supuesto un antes y un después en su vida como pet. Ahora se sentía más cercano a su dueño, como si hubiese comprobado que a pesar de ser un androide, parecía tener un alma con la que la suya podía comunicarse. De ahí que se mostrara un poco menos salvaje que de costumbre, al menos por ahora.

Pero como el Blonide las cosas nunca resultaban fáciles. Iason tenía un fondo sádico y morboso. No podía permitirse que su mascota se creyera más importante que las demás, ni que intuyera que le trataba de manera diferente al resto, aunque la realidad era esa. Por eso, al volver del viaje, el Blondie decidió pasar el menor tiempo posible en casa, dándole así un pequeño respiro al mestizo del Ghetto, que a la vez era un castigo por no poder tener sus sesiones de doma tan continuas a las que estaba habituado. Sin perder de vista ni un segundo todas sus acciones, que eran vigiladas por sus serviciales furniture.

Uno de esos días de eternas horas de aburrimiento y completa soledad a las que le había castigado su dueño, Riki bajó a pasear a los jardines. No soportaba pasar demasiado tiempo encerrado en casa. Normalmente nadie se dignaba a dirigirle la palabra, pero ese día una joven pet se le acercó y le saludó de manera muy amable.

“Hola, me llamo Mimea. Tú eres Riki, la mascota del señor Iason, ¿verdad?”

El mestizó la observó por unos segundos. No sentía ningún interés especial en ella, era igual que el resto de pets insulsos con los que se veía obligado a convivir a diario, le gustara o no. Pero una pequeña luz se iluminó en su cabeza. Riki pensó que aquello podía ser una manera perfecta de darle una lección a Iason, dejándole en evidencia delante de la comunidad de élites, y al mismo tiempo recuperaría su completa atención de manera un poco radical, quizás. El pelinegro sonrió.

“Sí, soy Riki. Encantado, Mimea.”


Última edición por Kenzo Yoshiaki el Dom Oct 01, 2017 12:15 am, editado 1 vez
avatar
Kenzo Yoshiaki
Elemental


warning! Hot ~

Mensajes : 220
Fecha de inscripción : 21/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: [FanFic] Castigo Ejemplar |+18| Ai no Kusabi

Mensaje por Minase Sen el Sáb Sep 30, 2017 11:15 pm

.
avatar
Minase Sen
Pérfido




Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 26/07/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: [FanFic] Castigo Ejemplar |+18| Ai no Kusabi

Mensaje por Loki Laufeyson el Dom Oct 01, 2017 3:33 pm

hi, mi sexy pelirrojo -le besa con pasión atrayéndole por la nuca- ya sabes lo que quiero cielo -susurra en su oido
avatar
Loki Laufeyson
Dios


Mensajes : 211
Fecha de inscripción : 01/12/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: [FanFic] Castigo Ejemplar |+18| Ai no Kusabi

Mensaje por Diallo el Dom Oct 01, 2017 7:14 pm

Hermosisimo, amo Ai no Kusabi, creo que es la creación más hermosa.






.
avatar
Diallo
Banshee


Mors venit. Semper mors est.

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 04/09/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: [FanFic] Castigo Ejemplar |+18| Ai no Kusabi

Mensaje por Yuu Kusakabe el Miér Oct 04, 2017 12:37 am

Me gusta la historia
avatar
Yuu Kusakabe
Humano




Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 13/08/2017

http://www.verdammnis-yaoi.com/t11404-yuu-kusakabe-cronologia#89

Volver arriba Ir abajo

Re: [FanFic] Castigo Ejemplar |+18| Ai no Kusabi

Mensaje por Apolo Landvik el Miér Oct 04, 2017 12:38 am

Punto sensual para leer las suculencias. Excelente historia hasta ahora <3
avatar
Apolo Landvik
Shiffter


Es más íntimo. La comida puede conectar a la gente de una manera para siempre.

Mensajes : 183
Fecha de inscripción : 19/07/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: [FanFic] Castigo Ejemplar |+18| Ai no Kusabi

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.